La importancia del entorno físico en la educación. Proyecto #SCoLE


Es frecuente pensar en los procesos de enseñanza-aprendizaje únicamente desde el punto de vista metodológico y centrarnos en lo que tenemos que "enseñar" y las planificación que vamos a realizar para tratar todos los temas que tenemos que tratar. No es habitual que pensemos en todas las dimensiones que concurren en los procesos de enseñanza-aprendizaje (E-A). En concreto vamos a hablar un poco sobre los condicionantes físicos que existe y que no deberíamos de ignorar. Vamos a hacerlo utilizando los elementos sensoriales que estamos desarrollando dentro del proyecto SCoLE (Proyecto SCoLE (Smart Colaborative Learning Environment)

En cuanto al entorno físico, es imprescindible tener en cuenta el espacio o ubicación en el que tendrá lugar el proceso de E-A. Cómo es el aula, el espacio abierto o la serie de ellos que vamos a tener disponibles. Podríamos empezar por considerar la geometría es importante y no deberíamos despreciarla.  Aparte de la configuración geométrica del espacio de E-A, hay otros aspectos a considerar:
  1. La visibilidad, dependiente de la geometría del aula y los objetos presentes en la misma.
  2. Luz: intensidad, distribución, calidad, efectos psicológicos, etc
  3. Temperatura, que puede ser adecuada por medios automáticos, pero que la misma adecuación conlleva efectos secundarios diversos. Por ejemplo en cuanto a la humedad y las zonas donde incide más o menos la adecuación de temperatura.
  4. Humedad y presión atmosférica
  5. Movimiento de los alumnos
En la fase previa del proyecto SCoLE se ha desarrollado en un aula de superficie media 84,58 m2 con capacidad inicial de 32 alumnos. Este es el plano del aula:

Fig. 1. Aula de Master, donde se realizó la experiencia en el curso 17/18
En este aula se tomaron datos a partir de sensores descritos anteriormente en el post: "
Proyecto SCoLE (Smart Colaborative Learning Environment)". Los resultados obtenidos nos han hecho plantear la hipótesis de la existencia de una clara relación entre los parámetros ambientales y el dinámica de enseñanza-aprendizaje que se desarrolla en el aula. A partir de esta hipótesis general, es posible plantear otras hipótesis derivadas y diseñar una segunda fase de la investigación. En este caso, se trata de determinar con más claridad esta correlación y proponer indicadores que sirvan para controlar la dinámica colaborativa que se realiza. Estos indicadores se notificaran tanto al docente como a los alumnos, ya que es muy interesante conseguir que todos los actores tenga consciencia de lo que sucede en cada momento. Para la toma de datos de la actividad realizara, se van a desarrollar Objetos de Aprendizaje (UCLO) adaptados a cada entorno y actividad a realizar.

Para llevar a cabo esta propuesta, se ha propuesto un proyecto final de grado en el que se desarrollará una herramienta ubicua de información de estos indicadores.

Comentarios

Entradas populares