¿Por qué aprender/trabajar colaborando?

Es interesante plantearse este pregunta, ya que el Aprendizaje Colaborativo suele verse con desconfianza. Somos seres humanos y como tales, debemos asumir que todo paso adelante que nos lleve hacia algo que desconocemos, plantea resistencias e inercias. También es cierto que no podemos negar que nadie se atreve a un cambio si no parte de un ánimo positivo y que le ayude a ver el futuro con esperanza. La desconfianza puede ser superada con un poco de paciencia y comprensión. La razón de esta desconfianza parte de dos realidades que tenemos que asumir, para poder cambiarlas:

  • La inmensa mayoría de nosotros no hemos utilizado esta metodología y herramientas para nuestro aprendizaje. Como es lógico, cuando se tiene una experiencia previa, es más fácil que las transmitamos a los demás y si carecemos de experiencia colaborativa, siempre nos sentiremos inseguros ante el reto de generar dinámicas de aprendizaje y trabajo colaborativo.
  • La sociedad en que vivimos es muy individualista y tiende con facilidad al elitismo. La cultura de conocimiento abierto (Open Knowlegde) no ha tenido todavía tiempo para sentarse y generar sinergias importantes. Solemos citar la wikipedia o el desarrollo del S.O. Linux, como  hitos impresionantes, pero no nos terminamos de creer que sea posible llevar esta experiencia a nuestra realidad laboral, docente o vivencial.
Para empezar a deshacernos de los tabúes y recelos, sería conveniente que reflexionáramos sobre una realidad muy actual: cada vez es más complicado vivir como un Llanero Solitario que no necesita de los demás y es capaz de solventar todo con su capacidad e inteligencia. La sociedad va complicando lentamente sus procesos. La inmensa mayoría de los negocios actuales necesitan de poderosas redes de afiliación, apoyo, comunicación y posicionamiento social. Cualquier nuevo desarrollo social, científico o tecnológico, necesita de equipos multidisciplinares de alta cualificación. Equipos que necesitan trabajar codo con codo, dejando en segundo plano las consideraciones personales, ya que el objetivo que se plantea es común y comunitario.

Centrándonos en la enseñanza, un docente es actualmente incapaz de generar innovación educativa por sí solo. Ya tiene bastante desarrollando su labor docente, como para dedicar  cuatro o cinco horas adicionales cada día para reflexionar sobre lo que sucede en sus clases y cómo mejorar el proceso enseñanza-aprendizaje de cada grupo de alumnos a su cargo. Normalmente esto genera frustración y desánimo. Estos sentimiento no se gestionan convenientemente, dando lugar a que la labor docente se convierta en un sufrimiento diario. Es necesario cambiar nuestra visión. No somos Llaneros solitarios. Necesitamos unirnos y afrontar la dificultades colaborando entre nosotros.

Cada vez es más difícil evadir la necesidad de generar dinámicas colaborativas entre docentes. Existen condicionantes que poco a poco van obligándonos a transformar los esquemas y dinámicas didácticas tradicionales. Algunos de estos condicionantes son:
  1. Necesidad de plantear el aprendizaje como una actividad a lo largo de toda la vida
  2. El tiempo es cada vez un factor más importante: cuándo podemos dedicar tiempo a aprender y cuánto tiempo tenemos disponible, nos lleva a optimizar los procesos de aprendizaje. El aprendizaje se hace asíncrono, para adecuarse de nuestras circunstancias vitales.
  3. La localización ya no es un problema. Es posible realizar cursos, estudios y tareas desde cualquier punto del mundo. Lo que necesitamos son herramientas capaces de hacer posible la ubicuidad en todo al extensión de su significado.
  4. Aprender de forma asíncrona y en cualquier lugar no lleva la necesidad de enseñar a aprender en estos entornos desde los primeros estadios del aprendizaje.
  5. Aprender alejados de un grupo se convierte en un problema, ya que la soledad desmotiva y genera ansiedad. Es necesario aprender junto a otras personas y aprender a hacerlo de forma colaborativa. Esto nos lleva a desarrollar herramientas, métodos y dinámicas que se utilicen desde los primeros años de la vida de las personas.
Este gran desafío sólo puede ser abordado con éxito si trabajamos unidos de forma colaborativa. Para ello tenemos que hacer el esfuerzo de transformar nuestra cultura de Enseñanza Aprendizaje radicalmente Transformar el colectivo de Llaneros Solitarios deprimidos, por una comunidad colaborativa proactiva. Una comunidad que comparta conocimiento, técnicas, experiencias y soluciones. Este es el reto y el desafío que tenemos actualmente frente a nosotros. De cada uno de nosotros depende que la sociedad sea capaz de adaptarse y generar soluciones efectivas y eficientes para estos retos.



Comentarios

Entradas populares