Procesos de cambio y mejora docente: miedos e inercias

Hablar de acometer un proceso de cambio y mejora es hablar de seres humanos que se enfrentan a sus propias inercias y miedos. Miedos e inercias que son humanos y que lo normal es tener que vencerlos mediante un proceso de formación-motivación previo. No descubro nada al decir que muchos docentes tienen verdadero pánico a incorporar tecnología al proceso de Enseñanza-Aprendizaje que desarrollan. No hace mucho le proponía a un docente que pensara en las ventajas le reportaría incorporar elementos tecnológicos a sus clases. Elementos que que pudieran ser utilizados durante el tiempo de exposición y también para las actividades en clase y fuera de ella.

La respuesta de este docente fue la que normalmente recibo al hacer este tipo de sugerencias. Reproduzco el diálogo:
 
---------------------------------
Yo:   Vaya, sí que tienes problemas al desarrollar la docencia. No creas que eres el único. Es algo que muy frecuente. ¿Has pensado en introducir tecnología en tus clases y así buscar soluciones a estos problemas.
Docente:  - ¿Yo? No, ejem, vale. Es interesante, no cabe duda. Se lo comentaré al profesor de tecnología por si le interesa. 
Yo:  - Pero ¿no te interesa para tus clases? - Le volví a preguntar -
Docente: - GraciasYo soy muy tradicional y prefiero lo seguro; lo de siempre.
Yo: - ¿No me decías que cada vez era más complicado que los alumnos te atendieran e hicieran las actividades? Esto podría ayudarte. Piénsalo al menos.
Docente: - Sí, lo pensaré. Seguro que si hago algo diferente sale todo peor. Seguro que al profesor de tecnología le interesa el tema. ...
---------------------------------

No cabe duda que al profesor de tecnología le puede venir bien contar con recursos tecnológicos para desarrollar su docencia, pero estos recursos pueden ser más útiles en otras materias. Un ejemplo: utilizar los recursos de Google maps en las clases de geografía puede ser un salto cualitativo para el desarrollo de la clase y la comprensión de los alumnos. Si los recursos de Google maps se gestionan por cada alumno a partir de una tablet, podríamos desarrollar un entorno de aprendizaje multinivel personalizado especialmente motivador para el docente y los estudiantes. Se pueden introducir aspectos de Juegos Serios, vivencias virtuales, feedback en tiempo real, etc. La clase puede terminar por ser un momento motivador para alumnos y docente. Todo depende de un buen diseño instruccional y de los medios a utilizar.

El horizonte de posibilidades que se abren en la docencia cuando se incorporan recursos tecnológicos a veces puede darnos cierto vértigo. Seguro que se nos pasan por la mente estos comentarios:

- ¿Dónde me estoy metiendo?
- Yo nunca aprendí de esta forma. ¿Cómo voy a controlar lo que desconozco?
- Mejor malo conocido. Seguro que no vale la pena meterse en estos líos modernos


Lo que para unos es abrirse a un horizonte de posibilidades motivadoras, para otros es situarse al borde de un desfiladero en el que no se ve el fondo. ¿Cómo gestionar el miedo innato a lo desconocido? Más aún cuando se trata de experimentar con una clase con muchos alumnos dispuestos a generar todo tipo de problemas.

En este sentido es necesario ser consciente que es necesario elaborar una estrategia que impida poner al docente frente al desfiladero sin fondo. La pregunta esencial es ¿Cómo hacerlo? ¿Cómo proponer un proceso de cambio y mejora de forma motivadora y sugerente? Todo proceso de cambio tiene inercias, por lo que es necesario tenerlas en cuenta. No se trata de tirarse a un abismo desconocido. Se trata de planificar todo para que el desarrollo de la experiencia sea motivadora y efectiva. Sugiero algunas posibilidades, que parten del #TrabajoColaborativo y que se sustanciarían en grupos de trabajo reducidos. 
  • Elaborar una ruta perfectamente definida, en la que los docentes se puedan sentir cómodos y tranquilos. Es necesario transmitir confianza, ya que el mismo docente la tendrá que transmitir a los estudiantes.La Confianza parte de la sensación de dominio, por lo que ese debe ser el objetivo: dominar antes de aplicar.
  • Ofrecer recursos que sirvan de ejemplo y primera experiencia. Es interesante que estos recursos y diseños se adapten lo mejor posible a las condiciones de la docencia y por ello hay que propiciar el proceso de cambio a través de  reuniones preparatorias.
  • Si se prevé que las inercias sean considerables, hay que empezar por elaborar/adaptar los recursos y técnicas paso a paso, de forma que su aplicación sea sencilla y los resultados obtenidos sean positivos. 

En todo caso, no se puede dejar que la motivación intrínseca de cada docente sea la única fuerza que intervenga en el proceso de cambio. Es interesante que desde la dirección de la organización se promueva y valore la participación activa en el proceso de cambio. ¿Cómo?
  • Dando un nivel personal a la participación de cada docente. Convocar a un grupo de docentes por medio de un email genérico, puede ser rápido y sencillo, pero no genera empatía ni compromiso. Es necesario reunirse con cada docente, escucharle, animarlo, motivarlo y sobre todo, dar un valor personal/social a la participación. Podemos citar el modelo de aprendizaje social de Bandura como fundamento del proceso de cambio.
  • Es muy recomendable realizar grupos pequeños de docentes, en los que se trabaje con problemas y objetivos similares. No es lo mismo participar en un grupo de 20 personas, que en un grupo de 3-4 personas. No es lo mismo que todos los docentes del grupo tengan problemas similares, que cada uno tenga una percepción diferente de lo que se tiene que realizar.
  • Siempre es positivo que se fomente la difusión de los resultados, tanto dentro como fuera de la institución educativa. La publicación del trabajo realizado y sus resultados, es un factor de motivación especialmente relevante.

Comentarios

Entradas populares