Un Reto: Aprendizaje Colaborativo desde planteamientos holísticos



Colaborar necesita de objetivos, planificación, implicación, corresponsabilidad y sobre todo motivación de hacer algo común, desde una perspectiva común. Esto no siempre es fácil de realizar y no únicamente por problemas de diseño y capacidad del docente. Pongámonos por en el lugar de los estudiantes. Este cambio de perspectiva nos siempre es sencilla, pero es necesaria. Preguntemos a los estudiantes su opinión, buscando llegar a un acuerdo entre los objetivos de las asignaturas y las capacidades/posibilidades que existen.

Pensemos en los problemas que tienen los estudiantes en la educación superior y media:
  1. Gran diversidad de materias y diseños instruccionales
  2. Saturación de tareas a realizar en casa
  3. Gran cantidad de pruebas, exámenes y entregas de trabajos
Es evidente que existe un gran problema de la dispersión mental y funcional del estudiante. Si el proceso de enseñanza aprendizaje debería capacitar para realizar tareas reales dentro de profesiones reales, tal vez tendríamos que pensar en proponer soluciones creativas que hicieran posible aprender, ser evaluado, disfrutar mientras se aprende y sobre todo, motivas. Se ejemplo, se podrían plantear tareas/trabajo comunes a varias materias para dar sentido integrador a la enseñanza. Les pongo un ejemplo. Lo normal es que en los estudios de ingeniería se separen las asignaturas de matemáticas de aquellas en las que va a aplicar estas matemáticas, para resolver problemas reales. Problemas eléctricos, electrónicos, mecánicos, programación, control, adquisición de datos, etc. ¿Por qué no crear seminarios en los que los alumnos apliquen de forma teórica y práctica lo que van aprendiendo en paralelo en varias asignaturas? Se podrían plantear proyectos colaborativos que redujeran considerablemente la dispersión cognitiva, relacional y aplicativa.


Con este ejemplo podemos darnos cuenta de las ventajas que conlleva planteamiento holísticos dentro de los procesos de Enseñanza-Aprendizaje. Buscar que la estructura colaborativa sea una realidad transversal en todas dimensiones y niveles que contiene la educación. Si enseñamos a los alumnos a aprender y trabajar colaborativamente ¿Por qué los docentes no hacemos lo mismo entre nosotros? ¿Por qué no integrar asignaturas de forma creativa para lograr más eficiencia?

La respuesta a estas preguntas suele ser:
  1. Llevar a acabo todo esto es imposible porque crearían tensiones internas entre los grupos de profesores. Además en los planes de estudio no pone que se tenga que hacer esto. Para que no haya problemas de política interna, mejor dejar todo como está.
  2. ¿Por qué no? Vamos a intentarlo.
La segunda respuesta es la que da pié a la innovación educativa, el desarrollo de nuevas técnicas/materiales/organización y la investigación que validará los planteamientos previos que se haya realizado, a modo de hipótesis. El gran reto no es cambiar por cambiar, tanto lo que funciona como lo que no funciona. El reto es innovar creando conjunción y colaboración.

Comentarios

Entradas populares